lunes, 17 de marzo de 2014

NAVIDAD

Este año hemos querido compartir, aunque un poco tarde, una visión diferente de la Navidad en el Mayor. Para ello pedimos a dos novatas que expresasen sus experiencias y vivencias en su primera Navidad fuera de casa.

Muchas gracias a María y Andrea que han querido aportar su granito de arena y contarnos su punto de vista. ¡A seguir disfrutando del colegio y de todo lo que ello implica!


Como colegiales de primer año en el Mayor, queremos compartir la nueva experiencia de haber vivido una Navidad en el Buen Aire. Así como todas las anécdotas que nos han contado nuestros veteranos, no supimos lo que significaría hasta que lo vivimos. Llegó diciembre y tras el puente de la Constitución empezamos a palpar un ambiente distinto y especial, el cual sólo habíamos sentido en casa. Anteriormente la sala de juegos apenas estaba habitada, pero ese día todos los colegiales participábamos en la decoración del Mayor aportando cada uno nuestras diferentes formas de ver la Navidad. Mientras que unos montaron el árbol, otros se dedicaron a poner luces y guirnaldas y los demás colocaron dibujos propios de la fecha. Horas después nos reunimos todos para dar lugar a la tradicional chocolatada, una tarde en la que  disfrutamos de donuts y chocolate caliente rodeados del nuevo decorado.  Como nos habían adelantado, habría un concurso de puertas. Se trataba de premiar con dulces navideños a la puerta más original del Mayor, dando lugar a puertas de lo más divertidas y peculiares.Otra de las tradicionales actividades del Buen Aire, como siempre con el fin de conocernos un poco más y pasar un buen rato, es la semana del “Amigo Invisible”, un juego en el que durante siete días los colegiales iban a estar sometidos a una serie de pruebas diarias que su amigo invisible crearía con imaginación. Pudimos apreciar todo tipo de pruebas, desde la representación de las campanadas de nuevo año, la vida de un “Sim”, actuaciones muy extravagantes y hasta bailes con las cocineras. Al final de la semana, todos los participantes mostraron su prueba final en una gala, y tuvo lugar la entrega de regalos acompañada de la esperada presentación de tu amigo invisible. Recordamos este día como uno de los más especiales de la navidad, ya que de alguna manera entre nosotros mostramos el cariño que sentimos hacia los otros colegiales, un cariño que sólo se puede explicar viviendo en un Mayor, donde las relaciones tienen unos lazos inigualables. En definitiva, ha sido una víspera de navidad diferente, la que recordaremos con nuestra segunda familia, ya que después de unos meses pasamos a considerar a los demás como algo nuestro, más allá de unos compañeros más. Ya hemos puesto fin a esta fecha y seguimos esperando más celebraciones en la que ahora es nuestra casa, porque aquí las alegrías y los buenos momentos nunca acaban.

Andrea Méndez Pérez
María del Mar Ramos Giménez

No hay comentarios:

Publicar un comentario